Foto de una boca femenina
Información, Salud Dental

Conceptos para entender cómo es tu boca. El diente.

En ocasiones, los dentistas y los médicos pueden utilizar un vocabulario complicado. Esto genera, en el paciente, una serie de lagunas a la hora de entender cómo funciona nuestro cuerpo, y qué problemas pueden surgir. Sin embargo, conociendo unas nociones básicas de la anatomía oral podemos comprender mejor la naturaleza de las patologías que vemos con más frecuencia en clínicas como la nuestra, así como la necesidad de tomar ciertas prevenciones. En este artículo, examinamos el diente.

Lengua, dientes, encías, paladar… A lo largo de nuestra rutina no solemos dedicar muchas palabras al contenido de nuestra cavidad oral. Con estos cuatro términos, cualquier persona tiene más que de sobra para describir todo lo que hay en su boca. O eso cree.

Porque en nuestras bocas hay mucho más de lo que podemos ver. Y cuando un dentista explica por qué hay que tomar una determinada prevención o cómo hay que actuar para resolver una molestia, es mucho más convincente si, además de escuchar sus palabras, podemos visualizar lo que quiere decirnos.

Por eso, creemos muy útil compartir un breve glosario que ayudará a que la comunicación entre dentista y paciente fluya. Sin ir más lejos, los dientes son mucho más complejos de lo que parecen, tanto en estructura, como en composición y funciones. Dedicamos este artículo a estudiarlos.

1. Los dientes.

Decía el viejo poeta que los dientes son como perlas. Pero en realidad son muchísimo más complejos.

Un adulto suele tener 32 dientes distribuidos en:

  • 8 incisivos.
  • 4 caninos.
  • 8 premolares.
  • 8 molares y 4 muelas del juicio (12 molares).

Ya conoces las diferencias entre uno y otro tipo de diente. Pero lo que quizá no conozcas es su interesante estructura externa e interna, que tiene relación con muchas enfermedades y problemas que pueden causarnos molestias.

De Basquetteur – Trabajo propio, CC0,

2. El diente, de arriba abajo.

Dibujo de un diente

Peflasco, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Si examinamos el diente de arriba abajo, sin penetrar en su interior, hay tres palabras que debemos conocer:

2.1 Corona.

Qué es: La corona es la parte visible del diente; la que vemos al sonreír, la que entra en contacto con la comida al masticar. Es blanca por el esmalte que la recubre, lo veremos algo más adelante.

Es importante que sepas qué es porque… Saber qué es exactamente la corona del diente es importante para entender qué quiere decir el dentista cuando te habla de reconstruir la corona tras un traumatismo con rotura. O, muy especialmente, cuando al ponerte un implante explica que ya tienes el implante pero debes esperar para obtener la corona definitiva.

2.2 Cuello o zona cervical.

Qué es: Es la parte del diente en que la corona se une con la raíz, y que coincide con el punto superior de las encías, o encía marginal.

Es importante que sepas qué es porque… Su cepillado en la higiene diaria es importantísimo. En esta zona pueden acumularse restos de comida o placa bacteriana, dando lugar a una gingivitis inicial, que luego podría complicarse.

2.3 Raíz.

Qué es: Es la parte del diente que se hunde en el hueso. No podemos verla porque queda cubierta por las encías. Tiene forma de punta. Todas las piezas dentales tienen una raíz, excepto los molares que tienen dos (los inferiores) o tres (los superiores).

Es importante que sepas qué es porque… La raíz es el último reducto del diente, y si una patología llega a la raíz,  el problema debe ser solucionado cuanto antes. Las infecciones radiculares, las encías retraídas y la periodontitis tienen directamente que ver con el estado de las raíces.

3. El diente, de fuera adentro.

Si, por el contrario, examinamos el diente de dentro afuera, tenemos que fijarnos en otras tres palabras, que van de más dura a más blanda.

3.1 El esmalte.

Qué es: El esmalte es la parte más externa del diente, y también la más dura; tanto es así que también se llama “tejido adamantinado”, que suena a diamante. El material del que está hecho, la hidroxiapatita, es el más duro que existe en el cuerpo humano.

El grosor del esmalte varía: es mayor en la corona que en el cuello . La raíz, por el contrario, no está recubierta de esmalte, sino de cemento. Además, te sorprenderá saber que el esmalte no es el responsable del color marfil de los dientes. En realidad el esmalte es translúcido y, a través de él, se ve la dentina, que es la que aporta el color.

Es importante que sepas qué es porque… El esmalte afecta directamente a la función masticatoria; está en contacto tanto con los cuerpos exteriores que tocan nuestros dientes como con la dentina. Además, el esmalte, a pesar de su dureza, merece un delicado cuidado mediante la higiene. Algunas bacterias que forman parte del ecosistema oral tienen la capacidad de disolver el esmalte. Cuando lo consiguen, penetran en la dentina, provocando una de las más conocidas patologías de la salud bucodental: la caries.

3.2 Cemento.

Qué es: A la altura de la raíz, el diente no está recubierto por esmalte, sino por el llamado cemento dental, que es ligeramente más blando y permeable. Esto es así porque el cemento es un material mucho más adecuado para adherirse al ligamento periododontal.

Es importante que sepas qué es porque… De la unión entre el cemento dental y el ligamento periodontal, del que hablaremos en un post posterior, depende que no se te caiga el diente. Las enfermedades periodontales pueden hacer que se deteriore y poner en peligro la pieza dental.

3.3 La dentina

Qué es: Si el esmalte conforma el tejido más duro de todo el cuerpo humano, la dentina es el segundo. Es la segunda capa del diente; en la corona, el esmalte la cubre como si fuera un sombrero. En la raíz, por el contrario, está rodeada de cemento.

La dentina es la responsable del color de los dientes, pues, como hemos dicho, el esmalte es translúcido. El color de la dentina varía según la genética.

La dentina cumple dos funciones: en primer lugar, es el sostén del esmalte; en segundo lugar, es el transmisor de estímulos entre el esmalte y los nervios que contiene la pulpa dentaria.

Es importante que sepas qué es porque… Si los patógenos logran penetrar el esmalte, encontrarán mucho más sencillo avanzar a través de la dentina rumbo a la pulpa. Además, una dentina expuesta hace que el contacto con el frío o el calor duela.

3.4 La pulpa dentaria.

Qué es: Es el tejido conectivo blando que ocupa el interior del diente. En el lenguaje de la calle, es lo que se llama “el nervio”; pero en realidad no es un nervio. Lo que sí es verdad es que en la pulpa hay nervios, además de vasos sanguíneos, que entran al interior del diente por el conducto radicular (una minúscula tubería que recorre la raíz).

La función principal de la pulpa es responder a estímulos, informando al organismo de qué entran en la cavidad oral, o de si existe infección.

Es importante que sepas qué es porque… La pulpa es lo que mantiene la vitalidad del diente. Si una infección llega hasta ella, no hay más remedio que vaciar el diente de tejido blando (endodoncia). Esto no quiere decir que se pierda, pero sí que el diente ya no responderá a estímulos.

Dibujo del interior de un diente

De Jordi March i Nogué, CC BY-SA 3.0, Enlace
1. Diente 2. Esmalte 3. Dentina 4. Pulpa dental 5. Pulpa coronal o cameral 6. Pulpa radicular 7. Cemento 8. Corona 9. Cúspide 10. Surco 11. Cuello 12. Raíz 13. Furca 14. Ápice de la raíz 15. Foramen del ápice 16. Surco gingival 17. Periodonto 18. Encía 19. Libre o interdental 20. Marginal 21. Alveolar 22. Ligamento periodontal 23. Hueso alveolar 24. Irrigación sanguínea e inervación con los canales: 25. Dental 26. Periodontal 27. A través del canal alveolar.

    ¿Tienes alguna pregunta?

    Rellena este formulario y te contestaremos a la mayor brevedad posible

    En Rehberger López-Fanjul cumplimos con la RGPD por lo que tus datos están seguros. Además, al enviar un formulario debes aceptar nuestra política de privacidad: Responsable: Clínica Rehberger López-Fanjul C.B. Finalidad: poder gestionar tu petición. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatario: tus datos se guardarán en nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en protecciondatos@clinicarlf.es