Gracias Camboya - Clínica Dental Rehberger-López Fanjul
Obra Social

Gracias Camboya

Cuando pienso en nuestra última visita a Camboya del pasado mes de julio, vuelven a mí una mezcla de sensaciones y sentimientos; su colorido, su paisaje, su gente, sus olores… Forman un todo que poco a poco te va conquistando y calando hondo en el corazón. Siempre, siempre, tengo la sensación de que recibes mucho más de lo que das, y lo recibes en forma de sonrisas, corteses saludos, canciones y bailes profundamente arraigados en esa cultura milenaria.

Battambang va cambiando, se está convirtiendo poco a poco en una ciudad cada vez más moderna y bulliciosa, pero mi rincón favorito, la Prefectura de Kike Figaredo, sigue siendo un hogar, un remanso de paz en el que el trabajo de los voluntarios y su cariño emanan de cada pequeño rincón.

Gracias Camboya - Clínica Dental Rehberger-López Fanjul

El Dr. Guillermo Rehberger con Poly Pin en Camboya

Esta vez nos acompaña mi hijo Federico y, escoltados por Marta, nuestro ángel sonriente, voluntaria del centro de Salud de la Prefectura, nos dirigimos al hospital provincial. Una vez allí, se nos muestran las instalaciones y quirófanos ya que iniciamos conversaciones con la Gerencia para que Fede pueda realizar una campaña de labio leporino en futuras visitas. El hospital, con medios muy precarios, cuenta sin embargo con dos quirófanos correctamente equipados y cirujanos competentes que nos reciben y tratan con amabilidad.

Al día siguiente, comenzamos con nuestro trabajo en la consulta, abierta ya en la Prefectura. Poly Pin, nuestro colaborador camboyano, nos está esperando con todo a punto, hay mucho que hacer. Lo primero es una toma de contacto con los pacientes, hacerles ficha dental y evaluar la urgencia del tratamiento, si la hay, se les convoca para el día siguiente. Los demás van siendo llamados sucesivamente.

Hoy nos visitan los niños de casa Libi. Es una casa muy especial en la cual Poly es el hermano mayor. Libi es una mujer camboyana que, como muchos, vió morir a su familia en manos de los jemeres rojos; decidida a no ser derrotada, recogió y protegió a cuántos niños pudo en su hogar. Hoy día la prefectura de Kike colabora en el mantenimiento de dos hogares que también fuimos a visitar. Los niños, siempre alegres, nos vinieron a recibir con su habitual saludo “Sum Riep Suo” acompañado de una inclinación de cabeza sobre las manos juntas. Luego compartimos sus juegos y unos helados. Las casas de Libi son más que un hogar, son una familia muy unida , organizada y feliz.

Gracias Camboya - Clínica Dental Rehberger-López FanjulLas pacientes del tercer día fueron muy especiales: las niñas de la fundación Bosco. Todas ellas conviven en un hogar atendido por cuatro monjas salesianas donde reciben cobijo, alimentación y estudios, y cuando son lo suficientemente mayores, pueden afrontar la vida con un oficio digno. También nos recibieron en su casa y nos dedicaron una maravillosa canción “Oh brother I can fly” —puedes ver el video aquí—.

Una vez terminado el trabajo, por las tardes, acompañamos a los voluntarios en sus tareas: visitas a familias desfavorecidas, educación en pueblos remotos, cultivos de arroz y setas, fábrica de punto que da trabajo a personas discapacitadas, parroquia de Tahen que acoge a niños con todo tipo de problemas, “La Paloma” hogar de niños discapacitados, nuevo centro para discapacitados mentales, centro de salud…

En fin, son tantas y tan variadas las tareas que necesitaría un libro entero para describirlas. Lo único que se, es que vuelvo renovado, deseando recibir a nuestro querido Poly Pin que volverá próximamente a la consulta de Oviedo para continuar con su formación, y con la ilusión de volver el año que viene para seguir recibiendo buenas vibraciones. ¡Gracias Camboya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.