Niño mordiendo cuero
Consejos, Higiene Dental, Odontopediatría, Salud Dental

¿Cuándo debo llevar a mi hijo por primera vez al dentista?

Las visitas al dentista son cruciales para mantener una buena salud bucodental. Pero ¿cuándo debemos concertar una visita por primera vez? Los odontólogos intentan concienciar a los padres de los problemas que pueden sufrir sus bebés si esperan demasiado para examinar su boca.

La edad a la que deberías llevar a tu hijo al dentista por primera vez.

Muchos padres piensan que hasta que no llega la dentición definitiva no merece la pena llevar a sus hijos al dentista. Otros no lo hacen a menos que aparezca algún problema bucodental. Sin embargo, los expertos odontólogos son muy claros: el momento adecuado para una primera revisión en el dentista es entre el primer y segundo años de vida.

«Aunque muchos padres piensan que no se pueden producir problemas graves sobre la dentición temporal, lamentablemente no es así. En el momento de la erupción se pueden producir distintas patologías. Por otra parte, la caries del biberón es un tipo de infección muy agresiva relativamente frecuente en la primera infancia». Dr. Guillermo Rehberger.

A partir de ese momento, las visitas deberían hacerse con regularidad anual.

Hay muchos motivos que explican este consejo de los especialistas. En una visita temprana, el odontopediatra tiene la posibilidad de evaluar la erupción de la dentición temporal y detectar problemas o anomalías en el crecimiento.

Además, un examen a esa edad es la mejor forma de prevenir un problema bastante frecuente que puede llegar a ser grave: la caries del biberón..

Por último, esta primera visita también cumple un objetivo didáctico: el odontopediatra enseña a los padres a llevar a cabo las rutinas higiénicas que necesitan sus hijos a esa edad, y los padres acostumbran a sus hijos a estas visitas para que, en el futuro, tengan menos miedo.

Niño en el dentista

¿Qué es la caries del biberón?

BiberónComo hemos explicado en varias ocasiones, la caries es un proceso patológico producido por algunas bacterias que viven en la cavidad oral. Éstas se alimentan de azúcar y, cuando disponen de suficiente alimento, tienen la capacidad de proliferar y de desmineralizar el esmalte de los dientes, penetrando en el ellos y causando una infección.

Los niños lactantes, con su reciente dentición temporal, sufren un tipo especial de caries muy problemática. Se trata de la caries del biberón, también llamada caries rampante por la velocidad a la que actúa y se extiende.

Tanto la leche materna como las leches de fórmula, así como otros alimentos de iniciación (frutas, verduras) contienen azúcar que puede estimular ese crecimiento bacteriano. Las caries muestran más posibilidad de prosperar con las exposiciones al azúcar prolongadas. Por eso muchas veces te habrán dicho que impidas que tu hijo se duerma con el biberón en la boca. También es otro de los motivos por los que no se debe mojar el chupete en azúcar, miel, sirope ni ninguna sustancia azucarada.

La mejor forma de prevenir la caries del biberón es una correcta higiene bucodental, masajeando con gasas húmedas y aprendiendo la rutina del cepillado. Pero las bacterias siempre pueden encontrar la forma de reproducirse, por lo que es importante que esa primera visita al dentista sea temprana.

¿Y qué pasa con el miedo a ir al dentista?

A todos los niños les preocupa que les hagan daño en el dentista. Pero la ventaja de llevarlos cuando aún son bebés es que no serán conscientes de esta posibilidad, y podrán ir acostumbrándose desde la edad más temprana.

Es importante que los padres (y otros parientes) hablen positivamente del dentista y no muestren lástima al llevar a sus hijos.  En las primeras visitas, un examen sencillo, indoloro, suele ser suficiente para descartar problemas y explicar los principios básicos de la salud dental a los padres. Esto hará que los niños se familiaricen con el entorno y los instrumentos propios de la profesión, de manera que les cueste menos esfuerzo acudir a citas posteriores.

Un odontopediatra puede ser el mejor aliado de la salud bucodental de un niño, desde su primera infancia.

Niño en el dentista

¿Tienes alguna pregunta?

Rellena este formulario y te contestaremos a la mayor brevedad posible


En Rehberger López-Fanjul cumplimos con la RGPD por lo que tus datos están seguros. Además, al enviar un formulario debes aceptar nuestra política de privacidad: Responsable: Clínica Rehberger López-Fanjul C.B. Finalidad: poder gestionar tu petición. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatario: tus datos se guardarán en nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en protecciondatos@clinicarlf.es

Artículos Relacionados