Implantes dentales - Clínica Dental Rehberger - López-Fanjul
Cirugía Maxilofacial, Implantología

Implantes dentales

Los implantes dentales se han considerado una forma efectiva para reemplazar los dientes que hemos perdido. Cada día se incrementa el número de personas que los utilizan. La razón es muy simple: los implantes dentales funcionan.  Y es que es uno de los mayores avances de la odontología en los últimos 40 años.

Se diseña para integrarse con la estructura de la mandíbula y los otros dientes de manera natural mediante la osteointegración. Este es el procedimiento en el que el hueso se integra con el titanio, material del implante.

De esta manera se recupera la función del diente que se había perdido. Además, se consigue una dentadura saludable y estéticamente agradable a la vista.

Son una excelente opción a largo plazo para restaurar los dientes dañados. Uno de los beneficios es que los implantes dentales suelen durar grandes periodos de tiempo. Si se les da un buen cuidado es posible que puedan acompañarnos durante toda la vida.

Pero siempre debemos recordar que la limpieza es muy importante, mantener una buena higiene bucal, además de acudir regularmente al dentista, aumentará las posibilidades de que el implante pueda llegar a durar por mucho tiempo.

Cómo son los implantes dentales

Los implantes dentales están elaborados de titanio, material que se integra naturalmente con la estructura ósea del cuerpo humano. El implante es un componente que se coloca quirúrgicamente en el maxilar superior o inferior. Allí funciona como una base sólida para sostener la corona o prótesis y actuar como un diente normal.

Tiene como objetivo recuperar la función masticatoria, evitando el dolor, además de tener dar una buena estética en los dientes remplazados, haciéndolos ver natural.

La raíz del implante, que tiene forma de tornillo, se une naturalmente al hueso quedando firmemente en él. A dicho proceso se le conoce con el nombre de osteointegración, como habíamos mencionado. El procedimiento dura alrededor de 3 a 6 meses, dependiendo del tipo de implante y de la cirugía que se haya realizado.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.