Periodontitis-salud-dental-dentista-periodoncia-asturias-gijon-oviedo
Higiene Dental, Periodoncia

Periodontitis. Un grave peligro para la salud dental

La salud bucodental tiene muchos enemigos. Por eso se insiste tanto en la higiene oral y las visitas periódicas a la clínica dental. El buen estado de las encías, que rodean los dientes, es fundamental para mantener una boca sana. De lo contrario,  pueden aparecer problemas de distinta gravedad. Uno de los más peligrosos es la temida piorrea, una enfermedad periodontal a la que todo el mundo está expuesto, que puede tener graves consecuencias. Pero que también puede prevenirse.

Para los microbios, nuestras bocas son como un centro comercial en Navidad. Un lugar donde encuentran lo que les gusta y en el que quisieran quedarse a vivir. Su glotonería y sus ansias de multiplicarse pueden tener consecuencias desastrosas para nosotros, que somos sus huéspedes. La más impactante (aunque no la más dramática) es la pérdida irreversible de piezas dentales. Las infecciones disponen de dos caminos para poner en riesgo un diente. El primero es el esmalte, una capa mineral dura, que las bacterias son capaces de perforar al producir ácidos mediante la fermentación de azúcares. Es lo que conocemos como caries, acaso el problema odontológico más popular entre el público.

El segundo de esos caminos es el que vamos a tratar en este artículo: las encías. Y es que no importa que un paciente tenga un esmalte del grosor de un acorazado. Una enfermedad periodontal también puede costar la pérdida de un diente. Periodontal significa, etimológicamente, aquello que rodea el diente (del griego, el prefijo “peri–“, alrededor, y el sustantivo “odonto”, diente). Es decir, hace referencia al periodonto, que es el tejido vivo en el que se alojan las piezas dentales. El periodonto está compuesto por la encía, el ligamento periodontal, el cemento dental y el hueso alveolar. Es en la superficie del periodonto (sobre todo en la encía) donde los patógenos tienden a acumularse. Cuando las defensas de nuestro cuerpo pierden la capacidad de controlarlos, surgen los problemas. Desde una gingivitis hasta la expresión más extrema de la enfermedad periodontal: la periodontitis

fases-enfermedad-periodontal-clinica-dental-periodoncia-asturias-gijon-oviedo

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis es una infección grave de las encías, que normalmente suele comenzar como una gingivitis, cuando el tejido blando se inflama y sangra. Si dejamos que esta infección prospere, las consecuencias pueden ser nefastas: la encía se inflama; a continuación, se empieza a perder la masa ósea que forma parte del periodonto, dando lugar a la aparición de movilidad en los dientes; por último, los dientes acaban careciendo de soporte y se caen. No es  esta la única consecuencia, pero sí la más visible. Además de ello, la periodontitis es una puerta de entrada de peligrosas bacterias a nuestro organismo, capaces de provocar otros daños.

gingivitis-bolsa-periodontal-dentista-periodoncia-asturias-gijon-oviedo

¿Cuáles son los síntomas de la periodontitis?

En su etapa más avanzada, la periodontitis muestra un cuadro con múltiples síntomas muy molestos:

  • Dolor al masticar.
  • Supuración entre los dientes y las encías.
  • Las encías se retraen (se encogen) provocando que los dientes parezcan más largos que antes.
  • Afloran nuevos espacios entre los dientes.
  • Los dientes se mueven.
  • Cambios en el alineamiento de los dientes.

Antes de llegar a experimentar estos síntomas, el paciente puede haber atravesado por algunas fases previas, que normalmente empiezan por una gingivitis leve. Por tanto, si tus encías se muestras violáceas o rojas, hinchadas, tienden a sangrar con facilidad, están sensibles al tacto y aparece halitosis, quizá sea el momento de tomar medidas. Las encías sanas muestran un color rosa pálido y unos dientes perfectamente alojados en ellas. Cualquier otra cosa puede indicarte que debes acudir a tu dentista o mejorar tus hábitos higiénicos.

Periodontitis-consecuencias-para-el-cuerpol-dentista-periodoncia-asturias-gijon-oviedo

¿Cuáles son las causas de la periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad inflamatoria de carácter crónico y multifactorial asociada al biofilm, placa bacteriana que se caracteriza por la destrucción de los tejidos que dan soporte al diente.

Actualmente hay varios tipos de periodontitis, por lo que, a pesar de que su causa final siempre reside en una infección, las causas iniciales, aquellas por las que la infección prospera, no son siempre las mismas. En primer lugar, existe una periodontitis que se manifiesta de forma directa por padecer enfermedades sistémicas: SIDA, leucemia, diabetes, trisonomía 21… Éstos cuadros suponen un debilitamiento notable del sistema inmunitario, por lo que las bacterias alojadas en la zona periodontal disfrutan de mayor libertad para prosperar.  Este tipo de periodontitis tiene mal diagnóstico, desafortunadamente: avanza deprisa y puede surgir precozmente, tan pronto como se manifieste la enfermedad que la favorece.

Por otra parte, hay una periodontitis necrotizante, asociada en ocasiones a factores genéticos del paciente que determinan algunas carencias en el sistema inmunitario. Ésta debe tratarse tan pronto como se detecte, para frenar su progreso antes de que amenace la supervivencia del diente.

Pero la periodontitis de la que más nos interesa hablar aquí es la llamada periodontitis antiguamente conocida como crónica, o periodontitis del adulto. Ésta es la manifestación de la enfermedad qué más prevalencia muestra, hasta el punto de que gran número de adultos la padecen (aunque los menores también la pueden sufrir). Pero si, como decimos, nos interesa, es porque se puede prevenir.

«La periodontitis crónica puede llegar a ser grave si se descuida, pero también se trata de un proceso lento que se puede detectar a tiempo y revertir antes de la pérdida del diente afectado» Dr. Guillermo Rehberger.

La periodontitis crónica: de la placa bacteriana a la pérdida del diente

El factor desencadenante del lento proceso que conduce a la periodontitis es la placa bacteriana: una especie de película de consistencia blanda que recubre en poco tiempo nuestros dientes. El término placa bacteriana está siendo sustituido por el de placa dental o biofilm oral, puesto que en ella no solo se encuentran bacterias, sino también virus, hongos y todo tipo de microbios de diferente procedencia. La placa dental no es perjudicial por sí misma. Pero algunos de los microorganismos que la componen sí lo son, como las bacterias cariogénicas o periodontopatógenas, es decir, aquellas capaces de provocar caries o enfermedades periodontales. Si estas encuentran suficiente alimento (almidón y azúcar) generalmente por una higiene pobre, nuestro sistema de defensa puede perder el control sobre ellas.

Si descuidamos nuestra higiene o alimentación, la placa se extiende por los dientes, hasta debajo de la línea de la encía. Allí corre el peligro de endurecerse, al acumular calcio: de esta forma surge el sarro, una costra rígida adherida a los dientes que es mucho más difícil de eliminar que la placa dental. El sarro está superpoblado de bacterias perjudiciales para nuestros tejidos.

Demasiada placa dental puede comenzar a provocar gingivitis (inflamación de las encías). La gingivitis es la manifestación previa a la enfermedad periodontal. Puede revertirse mejorando los hábitos higiénicos o con tratamiento profesional. Pero cuanto más persista la inflamación, más riesgo existe de que surja la periodontitis.

Ésta llegará cuando el espacio que se forma entre el diente y la encía se llena de placa y sarro. Esas bolsas de infección se irán haciendo más profundas y anchas con el paso del tiempo, provocando la pérdida de tejido y permitiendo el paso de microorganismos al torrente sanguíneo.

Periodontitis-aguda-perdida-de-dientes-dentista-periodoncia-asturias-gijon-oviedo

¿Qué efectos negativos tiene la periodontitis para nuestra salud?

Consecuencias de la periodontitis en la boca

Ya hemos ido mencionando la mayoría de los efectos negativos que supone la periodontitis para nuestra salud. En primer lugar, hablamos de unos síntomas tremendamente molestos, como el sangrado de encías, el dolor al masticar, halitosis, movimiento de los dientes, etc. En segundo lugar, la infección provoca un deterioro del tejido en el que se aloja el diente. Tanto la encía como el hueso pierden su volumen y se retraen, viendo mermadas sus funciones. Por último, en el extremo más dramático, el diente pierde todo sostén y acaba por desprenderse. Pero los problemas que causa la periodontitis no se limitan a la boca, como vamos a ver a continuación.

Consecuencias de la periodontitis para el resto del cuerpo

La presencia en la sangre de infecciones provenientes en la boca produce trombos y el deterioro de las paredes arteriales (ateromas).  Esto puede desencadenar  problemas de corazón, enfermedades coronarias o accidentes cerebrovasculares. También se han recogido pruebas sobre la relación entre la periodontitis en embarazadas y el parto prematuro.  Y es sospechosa de causar otras muchas patologías: respiratorias, artritis reumatoide, etc.

«La periodontitis es más grave de lo que mucha gente imagina. Puede provocar desde la inflamación de cualquier músculo del cuerpo hasta graves accidentes cerebrovasculares» Dr. Guillermo Rehberger.

En los últimos años se han ido descubriendo indicios de que la periodontitis está detrás de muchas patologías, incluso en zonas muy alejadas de la boca. El motivo ya lo hemos insinuado: cuando los patógenos se acumulan masivamente en el periodonto, llega un momento en que son capaces de acceder al torrente sanguíneo y provocar problemas muy serios.

Periodontitis-consecuencias-para-el-resto-del-cuerpo-dentista-periodoncia-asturias-gijon-oviedo

Prevención de la periodontitis

Como hemos dicho más arriba, la periodontitis crónica puede prevenirse. Basta con cuidar nuestra higiene bucodental y acudir con regularidad a una clínica dental donde nos ayuden a completar la limpieza y evalúen el estado de nuestra boca. También es recomendable evitar elementos que favorecen la proliferación de bacterias dañinas, como la mala alimentación, el alcohol o, sobre todo, el tabaco.

Higiene bucodental

La placa dental se forma rápidamente, pero también puede eliminarse en un instante de forma mecánica, con un cepillo de dientes (siempre y cuando no se haya calcificado como sarro). Un dentista insistirá en esto una y mil veces: hay que cepillarse correctamente los dientes después de cada comida. La forma ideal de hacerlo es la siguiente: colocar el cepillo en un ángulo de 45º con las encías y moverlo en desplazamientos cortos, que cubran los dientes por completo. Asimismo, si utilizamos un dentífrico con flúor la eliminación de placa será aún mayor.

«No todo el mundo se lava los dientes correctamente, y esto, en caso de pacientes con implantes dentales, puede poner el riesgo la estabilidad del implante» Dr. Guillermo Rehberger.

Siempre conviene tener en cuenta esas herramientas que nos permiten alcanzar recovecos poco accesibles, en los que tienden a acumularse restos de comida que pueden dar lugar a infecciones: la seda dental y el cepillo interdental nos ayudarán a mantener limpias esas zonas complicadas. Los enjuagues antibacterianos también suponen un refuerzo eficiente. Ayudan a prevenir la gingivitis. Sin embargo, hay que subrayar que nunca sustituyen al cepillado, sino que lo complementan. Además, debemos controlar su uso, ya que pueden provocar tinciones en los dientes e incluso alterar el gusto.

lavarse los dientes implantes dentales clinica rehberger asturias

Visitas periódicas al dentista para eliminar la placa y el sarro inaccesible

Cuando la placa dental se endurece (calcifica), formando sarro, o cuando se acumula en lugares inaccesibles, nuestras rutinas no bastan para eliminarla. En las clínicas dentales detectamos y eliminamos la placa y el sarro con herramientas más apropiadas. Para detectar la placa dental, se utilizan tinturas de un compuesto llamado eritrosina, que tiene la propiedad de teñir de azul o rosa las zonas de la boca donde las bacterias están proliferando. El sarro se retira con la ayuda de una cureta, ese instrumento metálico con forma de pequeño garfio que habrás visto emplear a tu dentista.

Estos son los tratamientos para la periodontitis

Un diagnóstico preciso y temprano es determinante para una buena solución

Si, a pesar de todo, en la clínica dental sospechamos que el paciente puede ser susceptible de padecer periodontitis, reaccionar rápido es muy importante. En primer lugar, debemos dar un diagnóstico preciso, que nos ayude a precisar el grado del problema y en qué etapa se encuentra. A simple vista, unas encías inflamadas, con mal color y tendencia al sangrado pueden ponernos en alerta. Si además detectamos gran cantidad de placa dental y sarro, los indicios crecen.

En ese caso se recurre a una sonda periodontal, un instrumento milimetrado que nos ayuda a realizar el diagnóstico y conocer la magnitud del problema. Es un instrumento parecido a una cureta (descrita más arriba), pero con una escala en milímetros en su extremo. Este extremo se introduce en la bolsa que se ha formado entre diente y encía para medir la profundidad. Si alcanza más de 4 milímetros,  tenemos que ponernos alerta: la periodontitis parece estar en marcha.

Es el momento de pasar a las pruebas radiológicas. En nuestra consulta empleamos equipos de vanguardia para realizar los diagnósticos más precisos. Para el diagnóstico periodontalutilizamos radiografías periapicales.  La radiografía será la prueba definitiva para conocer cuánto ha avanzado la periodontitis en el paciente. En ella veremos si se ha empezado a perder masa ósea y qué pronóstico podemos ofrecer.

«Un buen diagnóstico debería ser rápido y preciso. Esto solo se consigue con equipos de última generación como los que tenemos en nuestra clínica. Gracias a ellos podemos reaccionar a tiempo aplicando los tratamientos más adecuados» Dr. Guillermo Rehberger.

Con un tratamiento adecuado e inmediato, la periodontitis puede tener un buen pronóstico

En cualquier caso, la periodontitis es una enfermedad que debe tomarse en serio. Por eso debemos seguir unas estrictas rutinas de higiene dental y acudir con frecuencia a una clínica dental como previsión. Por último, si a pesar de todo la periodontitis aparece, hay que confiar en los mejores especialistas en odontología, estomatología y cirugía maxilofacial para solucionarla antes de que cause males mayores.

Por otra parte, también es posible injertar hueso, cuando la masa ósea del periodonto se ha perdido. El injerto óseo, normalmente tomado de otro hueso del mismo paciente, desempeña dos funciones: sostener el diente y servir como plataforma para la regeneración del hueso deteriorado.  Otras técnicas posibles son la regeneración tisular guiada, geles de proteínas para estimular el crecimiento de tejido o la incisión de las bolsas para realizar una limpieza de raíces.

Pero si la periodontitis está demasiado avanzada, aún podemos recurrir a remedios quirúrgicos para solucionarla antes de perder la pieza dental. Los injertos son una técnica habitual, tanto los de tejido blando como los de tejido óseo. Con los de tejido blando se pretende regenerar la encía que se ha retraído, añadiendo fragmentos de mucosa tomados de otra parte de la boca, generalmente el paladar.

Una vez que conocemos la gravedad de la periodontitis, podemos fijar un tratamiento. Si la enfermedad no está muy avanzada, quizá pueda revertirse mediante raspados y alisados radiculares. Esto último consiste en pulir las raíces de los dientes para limpiar de patógenos y todo resto no deseado que impida la cicatrización y reimplantación de la encía. La encía, también infectada, es tratada con un láser de diodo, el cual logra eliminar las bacterias por apoptosis. En ocasiones, también se prescriben antibióticos orales con los que acabar de controlar la infección.

¿Tienes alguna pregunta?

Rellena este formulario y te contestaremos a la mayor brevedad posible


En Rehberger López-Fanjul cumplimos con la RGPD por lo que tus datos están seguros. Además, al enviar un formulario debes aceptar nuestra política de privacidad: Responsable: Clínica Rehberger López-Fanjul C.B. Finalidad: poder gestionar tu petición. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatario: tus datos se guardarán en Hosteurope, - nuestro proveedor de hosting -, que también cumple con el RGPD. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en protecciondatos@clinicarlf.es

Artículos Relacionados