Higiene-dental-niños-odontopediatria-dentista-oviedo
Higiene Dental

Claves de la higiene dental en niños. Pregunta a una especialista en odontopediatría

Para un adulto es sencillo mantener unas rutinas de higiene diarias. Pero mantener una correcta higiene dental con los niños no es tan sencillo. Ellos no son tan conscientes del valor de ciertas prácticas. Y para los padres, implica preocuparse por un aspecto más, cuando su vida diaria ya está bastante sobrecargada. Por eso, odontopediatras, como la doctora Lucía Castilla Lestón, de nuestra sede de la Clínica Rehberger López-Fanjul en Oviedo, insisten en la importancia de supervisar la higiene de los más pequeños y de ir generando en ellos costumbres saludables como la de un cepillado correcto.

La higiene oral es una de las prácticas más importantes para asegurar una buena salud, no ya bucodental, sino también general. Casi todas los patologías relacionadas con los dientes pueden prevenirse o pueden ver reducidas sus consecuencias mediante una correcta higiene. Sobre todo, las caries y las enfermedades periodontales, tan dañinas y tan habituales en el dentista, están íntimamente relacionadas con el cepillado.

Por eso, los dentistas especializados en pacientes infantiles, es decir, los odontopediatras, insisten en la necesidad de inculcar unas buenas costumbres de higiene oral en los niños, desde que son pequeños. La doctora Lucía Castilla Lestón nos cuenta en esta entrevista las claves para conseguirlo.

¿Desde que edad hay que empezar a preocuparse por la higiene dental de los menores?

Desde que son bebés. Es muy importante que los padres se involucren en ello, al igual que se hace en otros aspectos. Los niños muestran una gran prevalencia en patologías como la caries, pero también en enfermedades periodontales, como la gingivitis. Actualmente se considera que muchos problemas en las encías de los adultos comienzan cuando son niños. Incluso se dice que la prevención de la enfermedad periodontal debería comenzar en la gestación, dada la facilidad con que las bacterias que la provocan pasan de las madres a los niños. Pero lo importante es la educación. Si los niños ven que sus padres se preocupan por la higiene dental, ellos también lo harán.

edad-higiene-dental-niños-oviedo-dentista

¿Cómo se puede cuidar la higiene dental de un bebé?

En los lactantes, los especialistas recomiendan pasar una gasa húmeda o dedales de silicona, tras cada toma, para limpiar las encías de restos de leche. Esta es una práctica muy positiva, porque, además de la limpieza, estimula las encías del bebé.

higiene-dental-bebes-dentista-niños-oviedo

¿Y cuándo comenzaremos a introducir el cepillo en las rutinas del niños?

Cuando salgan los primeros dientes, en torno a los seis o los ocho meses. Los dientes de leche erupcionan a diferente ritmo, según el niño. Una vez han salido esos primeros dientes hay que comenzar a usar el cepillo. El cepillado dental es la herramienta con el que eliminamos la placa bacteriana que se va acumulando en nuestros dientes, desde que aparecen.

¿Cómo deben ser estos primeros cepillados?

No muy diferentes a los de los adultos. Se recomienda el cepillado después de cada comida, un mínimo dos o tres veces al día. El más importante es el de la noche. La duración del cepillado será alrededor de los tres minutos. En los primeros años, el cepillado dental debe ser responsabilidad de los padres, que irán introduciendo al niño en esa rutina poco a poco. Según vaya creciendo, el niño irá adquiriendo mayor autonomía hasta que lo haga por sí solo. Aun así, los padres han de revisar siempre que lo están haciendo bien.

¿Qué tipo de cepillos de dientes debemos utilizar para los más pequeños?

Hay multitud de cepillos en el mercado, los cuales están adaptados a las necesidades de los niños según el rango de edad. Los cepillos dentales infantiles se caracterizan por tener un mango más corto y ancho para que les sea más fácil utilizarlo. Además el cabezal es más pequeño y redondo. Eso sí, el cepillo tendrá que ser reemplazado por uno nuevo en torno a los 3 meses o veamos las cerdas demasiado abiertas.

halitosis e higiene-dental

¿Y qué es más adecuado para estos pacientes menores? ¿Cepillo manual o eléctrico?

Es una de las preguntas que más se repiten en la consulta. Lo ideal es que el niño aprenda y coja habilidad utilizando el manual. En niños se suele utilizar la técnica con movimientos horizontales y circulares.

La ventaja del eléctrico es que no hay que ejercer ninguna fuerza adicional y tenemos la justa sin pecar en exceso o defecto. Así que lo mejor sería ir alternando ambos tipos de cepillo./p>

¿Y el dentífrico? ¿Los niños pueden usar pasta de dientes sin ningún tipo de precaución?

Según los últimos estudios, y como recomienda la Sociedad Española de Odontopediatría, para los niños de entre cero y tres años se aconseja utilizar una gasa, un dedal de silicona o un cepillo dental de lactantes con pasta dental de 1.000 partes por millón (ppm) de ion flúor. Es la cantidad equivalente a un grano de arroz.

A partir de los tres años, la cantidad de pasta dental, con 1.000 partes por millón (ppm) de ion flúor, debe equivaler a un guisante o a la anchura del cabezal del cepillo dental, con una concentración determinada por el riesgo de caries del niño y recomendada por el odontopediatra.

A partir de los seis años, la cantidad de pasta dental con 1.450 ppm debe ser equivalente a un guisante o a la anchura del cabezal del cepillo dental. Y la concentración de ion flúor puede incrementarse hasta 5.000 ppm según el riesgo y si así lo prescribe el odontopediatra.

Cepillo, dentífrico… ¿Qué otros utensilios de higiene dental son aconsejables para los menores?

La seda dental, sin duda. Es el complemento de la higiene oral más olvidado y a la vez de suma importancia. Está demostrado que únicamente con el cepillado, no eliminamos la totalidad de las bacterias.

Su uso no es sólo cosa de adultos. Una vez que el niño tenga dos años y medio o tres años, seguramente tenga toda la dentición temporal erupcionada. Es el momento de comenzar a usar la seda dental, al menos entre los molares temporales.

Es muy importante acostumbrarnos a hacer esta rutina puesto que se está viendo un incremento de caries interproximales, es decir, entre los dientes. Con este tipo de caries, la mayoría de las veces se ven afectados dos dientes.

Se sabe que hay que conseguir cierta destreza para el uso de la seda, pero como todo, es ponerle empeño. Poco a poco conseguiremos la técnica para hacerlo. Además, existe en el mercado unos aplicadores que nos facilitan mucho el trabajo.

¿Qué hay de los raspadores linguales? ¿Son adecuados para los niños pequeños?

Por supuesto. Una vez pasado el cepillo y la seda, no nos podemos olvidar de la lengua. En la lengua quedan atrapadas muchas bacterias que, en un alto porcentaje, son las responsables del mal aliento, la llamada halitosis.

Los raspadores linguales para limpiar la lengua son fáciles de usar, por lo que son adecuados para los niños. Hay cepillos que en la parte trasera de su cabezal lleva incorporado uno.

El raspador lingual se utiliza de la siguiente manera: en primer lugar, se pasa pasa por el centro de la lengua; después, por los laterales con cuidado de no llevarlo muy atrás para no provocar arcadas. Una vez terminado se limpia con agua y jabón y se guarda para su próximo uso.

raspador-lingual-dentista-oviedo

¿Qué otros consejos podemos añadir para fomentar la higiene dental en los menores?

Un buen método de aprendizaje, para que los niños sean conscientes de que lo están haciendo bien, es el uso de reveladores de placa. Estos tiñen el biofilm que haya podido quedar tras un cepillado deficiente, exponiendo a la vista del niño todas las bacterias que hay en su boca. Es bastante visual, por lo que para los menores es bastante didáctico y motivador. Les llama mucho la atención.

Por último, no podemos dejar de recordar que los niños también deben visitar al dentista con cierta frecuencia. El odontopediatra es el único especialista capaz de asegurar que tanto las encías como los dientes del niño están sanos. Además, cuando la placa bacteriana se endurece será necesaria una limpieza. Hay que recordar que la higiene y la prevención pueden ahorrar problemas muy serios, tanto en la niñez como en la edad adulta.

¿Tienes alguna pregunta?

Rellena este formulario y te contestaremos a la mayor brevedad posible


En Rehberger López-Fanjul cumplimos con la RGPD por lo que tus datos están seguros. Además, al enviar un formulario debes aceptar nuestra política de privacidad: Responsable: Clínica Rehberger López-Fanjul C.B. Finalidad: poder gestionar tu petición. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatario: tus datos se guardarán en nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en protecciondatos@clinicarlf.es

Artículos Relacionados