descubre-todo-sobre-la-endodoncia
Endodoncia

Entender la endodoncia con un caso real

Aunque la higiene dental y las visitas al dentista deberían evitar tener que llegar a ella, lo cierto es que la endodoncia sigue siendo una de las intervenciones más comunes en una clínica dental. Se aplica cuando una caries ha progresado demasiado, infectando la pulpa del diente. Consiste en penetrar en el interior del diente para retirar el tejido infectado y, a continuación, reconstruir la pieza. La endodoncia suele suponer un notable alivio para el paciente, pues soluciona problemas que provocan grandes dolores e incomodidad. Y devuelve la funcionalidad del diente al 100%.

Las endodoncias solucionan síntomas muy molestos

El día que Carlos descubrió que necesitaba una endodoncia

A veces, la mejor manera de entender una intervención es ponernos en la piel de su protagonista. En este caso, proponemos un paciente ficticio: Carlos. Carlos es una persona de 40 años, nacido en Luanco (Asturias) y residente en Oviedo. Le gusta montar en bicicleta y lo hace con destreza (ha subido el Angliru en varias ocasiones), aunque a veces arriesga demasiado (ha sufrido un par de caídas).

Tienes unas costumbres higiénicas dentales normales, sin llegar a ser las óptimas: se lava los dientas tras cada comida, pero tampoco lo hace con excesiva minuciosidad. El problema es que está demasiado ocupado y olvida concertar citas con su clínica dental.

A Carlos le pierde el gusto por el dulce. Un día se compró un polo de limón. Al darle el primer mordisco, se quedó petrificado: un latigazo de insoportable dolor casi le parte la boca en dos. La descarga provenía de una de las muelas inferiores. Carlos ya llevaba unas semanas sufriendo molestias constantes en ese punto, pero de momento podía soportarlas. Sin embargo, al morder el polo la sensación se hizo intolerable.

sensibilidad-dental-frio-oviedo

Dolor, sensibilidad al frío y al calor y otros síntomas de que necesitas una endodoncia

Este era un aviso serio de que Carlos podría necesitar una endodoncia. Cuando el interior del diente, la pulpa, sufre una infección grave, exponerlo a calor, al frío o a la acidez (como la del polo de limón), intensifica sensiblemente el dolor.

Carlos, además, padece al menos otros dos de los síntomas típicos: dolores espontáneos sostenidos durante más de un minuto y mal sabor de boca. Tras el episodio del polo de limón, Carlos decidió que no podía esperar más y concertó una cita con su clínica dental.

endodoncia-clinica-dental-asturias-oviedo

«Las visitas al dentista, además de una higiene dental adecuada, son fundamentales para no tener que llegar a practicar una endodoncia. Pero aún en caso de una infección grave, el paciente debe saber que esta técnica le va a devolver la funcionalidad del diente y le va a solucionar todas sus molestias». Dr. Guillermo Rehberger.

Lo que te dirá el especialista cuando necesites una endodoncia

Al llegar a su clínica dental de confianza, a Carlos lo recibe la doctora Castilla, que, además de odontóloga, es endodoncista. La doctora Castilla encuentra, a simple vista, una caries en la muela de Carlos que tiene pinta de haberse complicado mucho. Además, el diente se ha oscurecido, lo cual es otro síntoma evidente de una pulpa infectada.

— ¿Cómo es que no viniste antes? — le pregunta la doctora.
— No me parecía tan urgente — le responde Carlos.
— Pues te podías haber ahorrado bastantes molestias, con una sencilla revisión.

«La endodoncia es un tratamiento muy habitual, que no implica casi riesgo, y conlleva una tasa de éxito muy elevado. Sólo puede salir mal si no se sigue el procedimiento adecuadamente cosa que no puede pasar en una clínica seria». Dra. Lucía Castilla Lestón, odontóloga y especialista en endodoncia.

La doctora le hace unas preguntas (anamnesis) a Carlos sobre las características del dolor que sufre y cuándo y durante cuánto tiempo se manifiesta.

— El dolor es insoportable, sordo y agudo — responde Carlos —. Me aparece espontáneamente, pero se intensifica con el calor y el frío. Y puede mantenerse durante horas. Últimamente ni siquiera se me va con analgésicos.

La doctora concluye que es posible que el diente de Carlos tenga una infección severa, muy extendida, con daño irreversible.

paciente-de-endodoncia-en-la-clinica-dental-asturias

La pulpa: el interior de tus dientes es blando (y a veces se infecta)

— Aunque los dientes parezcan muy rígidos — le explica la doctora Castilla a Carlos —, lo cierto es que están llenos de un tejido blando. Ese relleno se llama pulpa. La pulpa está irrigada por pequeños vasos sanguíneos y tiene unos nervios muy sensibles, de manera que puedan aportar información sobre aquellas cosas que entran en contacto con el diente.

caries-endodoncia-ortopantomografia-escaner-dental-oviedo

A continuación, la doctora Castilla añade que si una caries se descuida y no se le aplica el tratamiento correcto, la infección puede progresar en la pulpa. Llega un momento que provocará un daño irreversible, que ya no podrá ser solucionado con un empaste (obturación). En ese caso, hay que acceder al interior del diente y limpiar el tejido infectado: una endodoncia. Por tanto, habrá que estudiar si Carlos necesita este tratamiento.

Herramientas de diagnóstico: la guía para precisar si la endodoncia es imprescindible

Las preguntas que la doctora Castilla le ha formulado a Carlos constituyen la anamnesis, y son la primera forma de aproximarnos al problema. A continuación, quizá la doctora someta a Carlos a algún ensayo clínico, como aplicar frío a la zona dolorida para ver cómo responde, o percutir con el espejo odontológico.

Pero, como la doctora Castilla sospecha que Carlos no se va a librar de una endodoncia, decide recurrir al radiodiagnóstico. La clínica de la doctora Castilla posee los equipos de radiodiagnóstico más modernos, pues ella considera que son la única forma de asegurarse la precisión en la evaluación: escáner, ortopantomografía, radiografía periapical…

ortopantomografia-y-escaner-clinica-dental-rehebrger

«Los equipos de radiodiagnóstico de vanguardia son los mejores aliados del dentista. Es lo único que garantiza al completo un diagnóstico preciso. Además, no es lo mismo proceder conociendo en detalle lo que te vas a encontrar, que intervenir a ciegas en la boca de un paciente. En nuestra clínica, al diagnóstico se le dedican todos los medios y el tiempo que sean necesarios». Dr. Guillermo Rehberger.

En este caso, la doctora opta por un escáner. Y, efectivamente, en el resultado se aprecia que la infección que Carlos sufre en su muela está muy avanzada. Pero el escáner no sólo sirve para esto. Además, le aporta a la doctora datos exactos sobre las medidas y la morfología de las raíces de la pieza dental de Carlos. Esta información le será muy útil para practicar la intervención.

Las endodoncias no sólo se utilizan en caso de caries severa

Efectivamente, los traumatismos son, tras las caries sin tratar, el segundo motivo más frecuente para practicar una endodoncia. Otro de los motivos que nos encontramos, aunque mucho menos habitual, es la necesidad de realizar tallados agresivos para colocar puentes. Si el tallado va a afectar a la sensibilidad, es preferible, por el bien del paciente, “matar el nervio” mediante una endodoncia.

—Lo que me temía —dice la doctora—. Necesitas una endodoncia. Tienes una buena infección, y no basta con que te pongamos un empaste. ¿Alguna vez te han endodonciado una pieza dental?
—Pues sí —responde Carlos—. Hace tiempo me caí montando en bicicleta y aterricé de cara. Tuve un traumatismo dental muy fuerte y, como consecuencia, se me necrosó uno de los dientes afectados. Así que tuvieron que hacerme una endodoncia y reconstruir el diente.

Así se practica una endodoncia

El día señalado para la intervención, la doctora Castilla conduce a Carlos a una sala aislada, en la que no existe la posibilidad de contraer infecciones. El tratamiento comienza aplicando una anestesia local que insensibiliza la zona a intervenir. A continuación, la doctora Castilla se pone manos a la obra, siguiendo estos pasos:

Acceso a la pulpa del diente que se ha de someter a endodoncia

La doctora Castilla practica una perforación en la muela infectada de Carlos hasta penetrar en llamada cámara pulpar, el espacio central del diente donde se congregan los nervios y los vasos sanguíneos, junto con el tejido blando.

Vaciar el tejido infectado y limpiar los conductos radiculares

Las piezas dentales pueden tener una, dos o tres raíces (las prolongaciones del diente que se fijan en el hueso alveolar, dándole sustento). El interior de la raíz es hueco, posee un canal surcado por vasos sanguíneos y nervios, denominado conducto radicular.

En este caso, Carlos tiene afectado un primer molar, es decir, una pieza de dos raíces. Gracias al escáner realizado previamente, la doctora E. sabe que la infección está avanzada, y va a tener que limpiar a conciencia los tres conductos radiculares.

La doctora se sirve de un potente instrumento óptico: un microscopio que permite una visión exhaustiva de la morfología interior de la pieza dental. Con una lima de motor de rotación comienza a extraer tejido infectado, dejando la cámara pulpar y los conductos radiculares limpios. Para asegurarse de que no queda nada de tejido necrótico en los conductos, también se sirve de un sistema de irrigación.

endodoncia-con-microscopio-oviedo-asturias-clinica-dental

Por último, moldea todos los conductos, dándoles una forma de embudo para que el material con que los vamos a rellenar alcance todo su volumen.

Reconstrucción del diente

Lo que se considera estrictamente una endodoncia ya ha terminado. Pero ahora la doctora tiene que reconstruir el molar de Carlos. Quiere hacerlo en una misma sesión, aunque podría posponerlo para otro día (para lo cual tendría que rellenar la pieza dental con una masilla provisional).

Sin embargo, decide continuar. La doctora sabe que, en el caso de Carlos, no basta con un poco de composite. El composite se utiliza en los casos más leves, aquellos en los que el diente no ha perdido demasiado tejido por la caries. Pero Carlos tenía un problema serio ahí dentro, y la doctora ha tenido que limpiar a conciencia. Cosa que, por otro lado, ya se esperaba, gracias al escáner.

Por tanto, la doctora E. tiene preparado un perno de fibra de vidrio en el que ajusta, a continuación, una corona o funda. Así, la pieza dental queda totalmente reforzada. Esto es especialmente importante en el caso de los molares, pues aguantan una gran presión durante el masticado y es interesante reconstruirlos con un material resistente.

La intervención está terminada.

Rellenado de los conductos radiculares

Mientras continúa trabajando, la doctora le explica a Carlos que en los últimos años se utiliza un nuevo material de relleno en las endodoncias. Tiene un nombre curioso: gutapercha. Un derivado del caucho, biocompatible, que se vierte en caliente, y que anega con facilidad todos los conductos, con sus irregularidades, que han sido vaciados previamente.

Los conductos radiculares se llenan de este material hasta llegar a la cámara pulpar. Entonces, se sellan de forma precisa.

«Es imprescindible que el odontólogo esté siempre abierto a nuevas técnicas, a nuevas tecnologías y a nuevos materiales. Es la forma de aumentar el éxito de los tratamientos y ofrecer al paciente mejores resultados y menos molestias». Dr. Guillermo Rehberger.

La gutapercha mejora sensiblemente el postoperatorio, reduce el riesgo de fracturas y de filtraciones.

Recuperarse de una endodoncia es un proceso rápido y con pocas molestias

Unas horas más tarde, a Carlos se le ha pasado el efecto de la anestesia local. La doctora Castilla le ha avisado que, durante unos días, sentirá ciertas molestias al masticar. Para aliviarlas, le ha recetado unos analgésicos.

Efectivamente, pasados solo unos días, Carlos nota que todos sus dientes vuelven a ser perfectamente funcionales. Está deseando poner a prueba su muela recién reparada. Así que acude a su congelador y extrae un polo de limón. ¡Y lo disfruta sin problemas!

La importancia del seguimiento posterior a una endodoncia

Sin embargo, a pesar de sus polos, Carlos ha aprendido la lección: no debe ser tan imprudente. Tiene que visitar a su dentista ante la mínima molestia, sin esperar a que los problemas sean irreversibles. Y revisar con frecuencia su salud bucodental para no volver a necesitar una endodoncia.

Por el momento, la doctora Castilla le da una cita para revisar los resultados de la intervención. Carlos la visita varias veces y se toma nuevas pruebas radiológicas, para comparar el estado actual de su muela con el del día que acudió por primera vez.

De momento, todo está perfecto. La doctora puede volver a sus pacientes y Carlos, al Angliru con su bicicleta y a la heladería. Siempre y cuando luego se cepille los dientes, claro está.

¿Tienes alguna pregunta?

Rellena este formulario y te contestaremos a la mayor brevedad posible


En Rehberger López-Fanjul cumplimos con la RGPD por lo que tus datos están seguros. Además, al enviar un formulario debes aceptar nuestra política de privacidad: Responsable: Clínica Rehberger López-Fanjul C.B. Finalidad: poder gestionar tu petición. Legitimación: tu consentimiento expreso. Destinatario: tus datos se guardarán en nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión de datos en protecciondatos@clinicarlf.es

Artículos Relacionados